O el arte de la ira. Un refugio para la obsesión y el cine