O el arte de la ira. Un refugio para la obsesión y el cine

Jeanne Moreau paseando a la deriva, esperando a su amante desaparecido, al son de Miles Davis. Engaños, infidelidades y un hombre encerrado.

Ascensor para el cadalso, 1957, Louis Malle

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s